Novia en Jardín de Barretaguren

Protocolo en las bodas: ¿Qué es lo imprescindible?

¿Sigue existiendo el protocolo en las bodas? Las bodas actuales son en muchos casos más informales y menos rígidas que las de hace unos años. Esto se transmite a muchos de los momentos que se viven antes, durante y después del día del enlace, pero no podemos olvidar que una boda es la culminación de un evento bien orquestado y, como tal, necesita una buena organización y cumplir una serie de normas. Vamos a ver cuáles son esos mínimos a seguir.

jardindebarretaguren_novias La invitación

Con la invasión de las nuevas tecnologías los tipos de invitación de boda han ido evolucionando desde la más tradicional, como puede ser el tarjetón en papel verjurado sepia, hacia una digital para poder mandar por email o, incluso, un montaje audiovisual en formato anuncio publicitario de 20-30 segundos cuyos protagonistas son los novios.

Elegid la que más os guste, la que más se ajuste a vuestra forma de ser y a la ceremonia que vayáis a celebrar, pero no os podéis olvidar de unos datos mínimos que son necesarios: nombres de los contrayentes, lugar, fecha y hora de la ceremonia y del banquete y teléfono de confirmación.

Por último, si eres de quienes han recibido una invitación de boda, no dejes a la imaginación de los novios si vas a asistir a ella o no: ¡Confirma!

La ceremonia

Las ceremonias civiles son menos protocolarias que las religiosas y, dentro de aquellas, la tendencia es a celebrar la boda civil con los familiares más cercanos un día entre semana y días más tarde celebrarlo con familiares y amigos en una celebración “falsa” con un oficiante-actor. En estos casos, el protocolo es más relajado y gran parte de los invitados está de pie ya que estas ceremonias suelen ser cortas.

En el caso de las ceremonias religiosas se continúa llevando a cabo un protocolo más tradicional: el novio llega antes junto con la madrina, saluda a los invitados a la puerta de la iglesia y, normalmente, todos ellos esperan la llegada de la novia dentro. No está de más recordar que, por respeto a los novios, todos los invitados deberían entrar en la iglesia para seguir la ceremonia.

  Código del atuendo

Si eres invitada y los novios no han indicado protocolo de vestido, el color que no está permitido bajo ningún concepto es el blanco. En nuestra sociedad ese día la única que puede ir vestida de blanco es la novia. Los vestidos de coctel son los más apropiados para las invitadas y los vestidos largos se reservan exclusivamente para la madrina, para las celebraciones de noche o si los novios así lo exigen. Los pantalones, monos, etc., cada vez van tomando mayor protagonismo entre las invitadas y en esos casos, se impone llevar zapatos de tacón (pero no con tanto tacón que no puedas ni andar).

Además, en las ceremonias religiosas el protocolo dice no a llevar un escote pronunciado o los hombros descubiertos. En este caso, cúbrelos con una chaqueta o un echarpe. Esto es aplicable tanto a la novia como a los invitados.

Las pamelas no tienen cabida en las bodas de noche ya que su objetivo es protegerse del sol. En caso de llevar una, el protocolo obliga a no quitársela hasta el banquete. Para evitar esto y no acabar con los pelos como una loca se puede optar por un tocado, tan en boga últimamente, tocado que tampoco deberías quitarte.

En cuanto a ellos y siempre que la invitación no requiera chaqué, se impone el traje con corbata, aunque comienzan a verse invitados más atrevidos que combinan chaqueta y pantalón de diferente color, con pajarita e, incluso, tirantes.

A la hora de sentarse en la mesa el protocolo es muy claro: nada de quitarse la chaqueta. Así que ya sabéis: según la época del año en la que sea la boda, elegid un material no excesivamente caluroso ni para el traje ni para la camisa. Esta, no hay cabida a otra opción, debe ser de manga larga.

  El banquete

La disposición de los invitados en las mesas, la disposición de cubiertos, vajilla y cristalería son aspectos que han ido evolucionando en su manera de ejecución, pero de una forma u otra siempre están presentes.

En cuanto a los invitados, el protocolo a seguir en el banquete es el de la buena educación, tan sencillo y tan complicado como eso. No levantarse reiteradamente para hablar con los novios, no entorpecer el trabajo de los camareros, esperar a que la mesa presidencial haya empezado a comer para hacerlo en la tuya y no beber alcohol en exceso son los mínimos en estos casos.

Y todo ello sin olvidarnos de que estamos celebrando uno de los días más importantes en la vida de dos personas y compartirlo con ellos tiene que estar por encima de todo. El protocolo es un conjunto de normas que deberíamos cumplir mínimamente, pero tampoco podemos olvidar que estamos de celebración, así que no seamos excesivamente rígidos en nuestro comportamiento. ¡Hoy toca disfrutar!

Jardín de Barretaguren

1 Comments


LEAVE A REPLY