Jardín de Barretaguren boda hindú

Boda hindú en Bilbao

Recientemente escribimos en este blog sobre cómo se celebraban las bodas vascas (euskal ezkontzak) en siglos pasados. En ese artículo pudimos ver las diferencias existentes con las bodas actuales, pero aun siendo conscientes de ellas, también vimos que había ritos y detalles de la misma que no distaban en exceso de un enlace de hoy en día. Pero, ¿y si hablamos de ritos matrimoniales de otras culturas y religiones? ¿Se parecen en algo a una boda tradicional católica?

 

La gran boda hindú

Del 22 al 25 de junio tendrá lugar en Bilbao y parte de Bizkaia una boda hindú a la que acudirán 400 invitados. La pareja que contraerá matrimonio es inglesa de origen hindú, se prometieron en secreto en Bilbao y decidieron que sería aquí donde celebrarían su enlace. Anteriormente, las bodas hindúes se celebraban a lo largo de una semana, pero actualmente lo más habitual es que duren tres días. En el caso de la boda hindú de Bilbao, el 22 de junio se llevarán a cabo el rito ceremonial y el posterior ágape en el atrio del Guggenheim; y Torre Loizaga será escenario de la ceremonia religiosa hinduista el día 23 y la boda civil al día siguiente.

Tal y como reza la tradición de las bodas hindús, no faltarán el ritual “homa” de ofrenda al fuego; el “panigrahena”, que indica el vínculo de unión de los novios y el ritual “satapadi”, que consiste en la consecución de siete vueltas que deben dar los novios alrededor del fuego sagrado. Al completar estas siete vueltas es costumbre realizar un canto de mantras y leer algunos textos sagrados para invocar las bendiciones a la unión de la pareja. Antes de todo ello, en el momento en el que el novio y la novia se encuentran, se intercambian una corona de flores, recitan bendiciones y se atan amuletos a sus manos. Y como colofón, una lluvia de arroz sobre la pareja como símbolo de prosperidad.

Uno de los aspectos que más llama la atención de estas bodas es el colorido elegido por los dos miembros de la pareja para sus trajes y vestidos. Las novias normalmente se decantan por saris de color rojo con bordados dorados, mientras que los novios optan por turbante en la cabeza y camisola larga por debajo de la rodilla de color blanco con bordados. Las novias se engalanan con múltiples joyas y flores adornando su cabeza y llevan manos y pies pintados con henna; los novios, por su parte, adornan su cara con flores.

 

Marruecos, escenario de una boda musulmana

Los enlaces musulmanes duran también varios días. La primera ceremonia consiste en la firma del contrato matrimonial y se celebra delante del Seikh y en presencia de tres testigos. Según las leyes islámicas, una vez formado este contrato, la pareja está unida legal y espiritualmente, pero no todo acaba aquí: la novia regresa a su casa y comienza con los preparativos de la celebración, que tendrá lugar un par de semanas después. El rito musulmán propio se lleva a cabo en una mezquita y en presencia del Imán, guía espiritual, religioso e, incluso, político.

La tradición dice que será la novia la que se ocupe de organizar los festejos para el enlace y que el novio no puede verla ni a ella ni el vestido con el que se presentará ante él. La celebración suele durar tres días y se suele celebrar en casa alguno de los dos contrayentes, aunque cada vez está más estandarizado hacerlo en un hotel, un restaurante o alquilar una casa para ello.

                         barretaguren_ceremonia2 barretaguren_henna barretaguren_ceremonia1

La primera noche está reservada a las mujeres, juntándose la novia con sus familiares, sus amigas y las mujeres de la familia del novio. La novia se viste con un caftán y se le pintan manos y pies con henna para ahuyentar los malos espíritus. Todas ellas compartirán bailes y cantos y su futura suegra le hará entrega de unas llaves, pan y leche, como símbolo de bienvenida a su nueva familia. Además, comparten platos típicos alrededor de una mesa redonda sentadas en el suelo.

A partir de la segunda noche comienza el banquete propiamente dicho y en él se invita a familiares y amigos. La tradición reza que este banquete es por separado para hombres y mujeres, aunque los novios presiden el mismo. Los bailes, cantos y tradiciones musulmanas tampoco se olvidan en esta celebración, siendo las mujeres las que abren el baile.

 

Ritual budista para la unión de una pareja

En la religión budista no existen los enlaces tal y como los entendemos en la religión católica: el “matrimonio” es entendido como la unión de dos personas que forman una familia y es la propia comunidad en la que viven la que los reconoce como tal. Así, los rituales de unión que se celebran y que no son obligatorios, son para bendecirlas. Estos rituales se llevan a cabo en presencia de un monje budista que, previamente, ha leído las cartas astrales de los miembros de la pareja (en el budismo las predicciones astrológicas cobran gran importancia).

El novio y la novia se colocan juntos en la posición de respeto conocida como “wai” delante del monje budista que es quien les da su bendición; normalmente, este ritual se celebra delante de una representación de Buda. Tras la bendición, la pareja intercambia sus votos y, como símbolo de agradecimiento, ofrecen agua y comida a los monjes del templo y a Buda. Por último, el monje unge a los novios con polen y agua sagrada.

Como en casi todas las religiones, tras esta ceremonia se celebra un banquete con familiares y amigos que dará paso a la música y al baile.

Ya sabéis: sea cual sea vuestra religión o el rito de unión que queráis celebrar, Jardín de Barretaguren os espera con la puerta abierta.

Avatar

Jardín de Barretaguren

0 Comments


LEAVE A REPLY


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.