BODA EN SAN VALENTÍN

Este año y los próximos casarse el día 14 de febrero es un poco complicado porque cae entre semana, pero ¿por qué no hacerlo un día cercano y ambientar la boda alrededor de este tema? En nuestro artículo Bodas diferentes, bodas con sorpresa hablamos de cómo sorprender a vuestros invitados tematizando vuestro enlace. ¡Qué mejor idea que hacerlo ambientándola en el día de San Valentín, patrón de los enamorados!

¿Queréis ver que 5 ideas os proponemos? ¡Vamos a aprovechar las tradiciones de este día para que cada momento de la celebración sea especial!

  1. Sí, el rojo es el color rey. El rojo es un color primario que simboliza la pasión y el amor. Es el color de los enamorados, por lo que haremos que este color esté presente en todos los detalles decorativos de la boda, desde las flores que usemos en el arco ceremonial, hasta las que usemos en los centros de mesa. No os recomendamos que llenéis todo de globos en forma de corazón, pero sí que el color rojo tenga su protagonismo. Para ello, las rosas, las gerberas, las camelias, las dalias y los tulipanes de color rojo pueden ser de gran ayuda.

Imagen de la editorial «Última boda de invierno«

 
  1. Sí, los complementos de la novia y del novio también pueden ser rojos. Para ellas, pensamos en algunos detalles como una diadema de flores combinadas con flores rojas, un toque de lápiz de labios rojo y un ramo con flores rojas. Y para ellos también existen opciones en este color: un corbata o pajarita en tonos rojos, una flor en la solapa, los gemelos forrados de tela roja y, para los más atrevidos, la chaqueta, el chaleco o el fajín rojo (¡pero no todo junto, por favor!).

Imagen de la editorial «Última boda de invierno«

Imagen de la editorial «Última boda de invierno«

 
  1. Sí, el banquete puede ser un menú inspirado en San Valentín. Recordando la procedencia inglesa de este santo puedes incorporar panecillos de semillas con ciruelas o pasas, muy típicos de este día en Inglaterra (y puedes incluir una frase en la minuta de tu menú aludiendo a su procedencia). ¡Y qué mejor forma que comenzar el coctel con un vermut rojo! Además, para el menú, un tataki de atún rojo o un corazón de solomillo os darán mucho color a vuestros platos.
 
  1. Sí, también puede haber felicitaciones y regalos Os proponemos poner postales de San Valentín para que los invitados os dejen dedicatorias. Y, sí, también les podéis regalar rosas rojas. ¡Este símbolo de amor y amistad sería un detalle precioso!
 
  1. Sí, no hay día más dulce que el de San Valentín. Una de las tradiciones más extendidas a lo largo del mundo es la de regalar bombones este día a tus seres queridos, por ello, la mesa dulce se puede convertir en todo un homenaje a este santo. Una tarta en forma de corazón, bombones de todo tipo, galletas que forman la palabra amor, fresas y más fresas y todas esas gominolas que tanto nos han gustado cuando éramos pequeños y que, de vez en cuando, ahora no tan pequeños nos endulzan la vida.

Imagen de la editorial «Última boda de invierno«

Y es que cualquier fecha es buena para celebrar una boda pero, ¿no creéis que hacerlo en honor a San Valentín no es especialmente extraordinario? ¡Viva el amor! ¡Vivan las bodas bonitas y originales!

Avatar

Jardín de Barretaguren

1 Comments


LEAVE A REPLY


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.