¿Boda real? ¡Nada que envidiar!

Seguro que no os decimos nada que no sepáis, pero el sábado 20 de mayo se celebró la última gran boda real de la realeza británica: el príncipe Enrique de Inglaterra, conocido como Harry, se casó con la actriz norteamericana Meghan Markle.

Esta boda se celebró con la pompa propia de un enlace de una de las monarquías más longevas pero, al mismo tiempo, también hubo gestos de modernidad y menor boato, acorde con la personalidad de la pareja.

Desafortunadamente, nos fue imposible acudir al gran día porque teníamos que atender otros asuntos en Jardín de Barretaguren, pero viendo el glamour de los invitados de ese y otros días en nuestra casa, no echamos en falta el no haber acudido al Castillo de Windsor. Y es que viendo las tendencias de la ceremonia real, nos hemos dado cuenta de que las bodas en Jardín de Barretaguren, no tienen nada que envidiar.

La llegada al Castillo de Windsor y a Jardín de Barretaguren

La llegada de Meghan al Castillo de Windsor, a bordo de un precioso coche negro de época y su posterior entrada a la capilla, nos recordaron (salvadas las distancias) a la llegada de nuestras parejas a Jardín de Barretaguren y al camino de nuestras novias hacia su “sí, quiero”. 

Fotografía: Mick Habgood

Los vestidos de las invitadas

Uno de los vestidos que robó muchas de las miradas al matrimonio real fue el de Lady Kitty, la hija de Charles Spencer y, por tanto, prima del príncipe Harry. La joven de 27 años llevaba un precioso y ajustado vestido diseñado por Dolce&Gabbana.

El color del vestido, verde bosque, causó mucha admiración. De hecho, nos recordó muchísimo a un jump suite que llevó una invitada el año pasado a una de las bodas celebradas en Jardín de Barretaguren.

Además, al fondo verde del vestido de Lady Kitty le acompañaba un estampado de flores en tonos anaranjados (pintados a mano) y, casualmente, nuestra invitada llevó unos pendientes de la misma gama cromática.

¡Si en algún momento os preguntáis con qué otro color combinar el verde, no dudes de añadirle colores cálidos!

Fotografía: Días de Vino y Rosas

Tocados, pamelas y sombreros

Como no podía ser de otra manera, tratándose de Inglaterra, lo que nos ha quedado claro de la boda del príncipe Harry y Meghan es que para una invitada de mañana un tocado, un sombrero, una pamela o una corona son los aliados estrella.

La pamela es un complemento perfecto en las bodas de mañana para dar un toque original y elegante cuando el vestido es sencillo y de colores lisos. ¿A quién os recuerda el tipo de sombrero de la segunda de las imágenes que os mostramos aquí abajo? ¿Y qué nos decís de la elegancia de esta pamela negra?

Fotografía: Días de Vino y Rosas

Sin embargo, el tocado es más común de las bodas de tarde/noche y, dependiendo del diseño del vestido, te puedes permitir unas formas u otras. Eso sí, como normal general este tipo de accesorio suele ser de tamaño pequeño.

Según el protocolo, se debe situar en el lado izquierda de la cara, aunque como pudimos ver en la boda real, el peinado puede  invitar a llevarlo en el lado derecho.

Fotografía: Días de Vino y Rosas

Los complementos: bolsos y zapatos

Uno de los dilemas más comunes al decidir nuestro conjunto de invitada de boda es si conjuntar el bolso con los zapatos o no. Desde Jardín de Barretaguren tenemos que confesar que seguimos sin saber si existe una respuesta correcta.

Popularmente se dice que esta combinación sirve para equilibrar el look y, basándonos en lo que vimos de la boda real, la mayoría de invitadas combinaban los zapatos con el bolso. Pero, aun así, cada vez se ven más invitadas con bolsos y zapatos de color diferente y más de una diseñadora así lo aconseja.

Fotografía: Días de Vino y Rosas

Hablando de zapatos…

Es cierto que los trajes de los hombres no dan tanto de qué hablar y, en general, en la moda masculina suele haber menos variaciones. Aun así y, aunque la mayoría de los hombres acudieron a la boda de Harry y Meghan vestidos con impecables chaqués, también hubo quien se “atrevió” a ir con traje (George Clooney, por ejemplo). Y dentro de los chaqués, también hubo diferencias: desde el total color block en gris, como el del aclamado David Beckham, hasta quienes combinaron pantalón gris oscuro con raya negra con chaqueta negra.

Pero volvamos a los zapatos: hubo uno look que nos llamó mucho la atención por su calzado. Mike Tindall, marido de Zara Phillips (también prima de Harry), lució unos zapatos de horma clásicos con el detalle de llevar los cordones en uno de los lados en vez de en el medio. ¿No os parece original? ¡Apuntad esta tendencia, invitados a Jardín de Barretaguren! ¡Seguro que no dejáis indiferente a nadie!

													

Jardín de Barretaguren

0 Comments


LEAVE A REPLY